domingo, 21 de enero de 2007

La verdadera historia de Barbie y Ken



Las chicas nos hemos criado con barbies, y se supone que era el modelo de chica que buscan los chicos. Una chica modelo, ejemplar, monísima de la muerte con una talla 38 y unas tetas de la 100. Ésa es la chica prototipo. Aunque no nos lo dijeran, estábamos condicionadas a convertirnos en ellas, y ellos a desearnos. Podríamos ser malvadas, perversas, usar nuestra mente enrevesada, complicarles la vida, confundirlos, jugar con ellos como nosotras hacíamos con nuestra barbie...


Pero a mí me gustaba más Ken. Yo qué sé. Siempre me dio lástima el pobre, con su cara de pipiolo, seguro que estaba quemado de Barbie, se le notaba en esa risa falsa que siempre tenía. Pobre. Yo siempre tuve la sospecha de que le pusiera los cuernos, tanta vuelta en su coche rosa y tanto tiempo en su mansión tomando café con sus amigas, seguramente criticando a los hombres al más puro estilo de 'Sexo en Nueva York', sería una situación más que insoportable.


Creo que ese fue el momento. Fue el momento en el que los hombres buenos, los que cuidan de las chicas, los que nos escuchan, nos miman, nos atienden y comprenden, desaparecieron para siempre.


¡¡Ken estaba hasta las narices!!. Y con razón. Así que él y Barbie se dieron un tiempo.


Y cambió. Yo ya jugaba con Ken y no era lo mismo. Se estaba convirtiendo en lo que yo empecé a denominar un 'tío chungo'. Entró en la fase dos, la fase de goce y disfrute. Barbie ya no quedaba con sus amigas para tomar café, porque Ken se las llevaba al cine, a cenar y normalmente, iba tachando de su lista a las que había conquistado. Sin ánimo de nada. Únicamente de lucro, para él, claro está. Pero realmente no caminaba hacia ningún lugar, simplemente se divertía.


Barbie estaba triste, pero se lo había buscado. Y además, lo peor de todo no es que ella no hubiera valorado al buen hombre que tenía al lado, sino que había provocado que Ken se convirtiera en un personaje despreciable. Un vivalavida que ya era imposible cazar. Y ya no quedaba resto de aquel chico que había sido.


Para mí fue un trauma. Barbie andaba desconsolada llorando en su mansión, y a Ken no había quién lo entendiera. Yo sospechaba que seguía queriendo a Barbie, no sé por qué, y que debajo de esa fama que se estaba forjando de conquistador y de mala persona (por no decir cabrón) frente al resto de las muñecas, se escondía ese dulce Ken al que yo le contaba mis problemas cuando volvía del cole.


Pasó el tiempo y yo dejé de jugar con ellos. La situación era insostenible y yo era demasiado pequeña para entender esos problemas. El caso es que un día abrí mi cajón de los juguetes y allí estaban, abrazados los dos. Habían vuelto. No sé cómo pero allí estaban. Me quedé patidifusa.


Ken me contó que no podía vivir sin ella, que se había cansado de ser un chuloputas (cosa que yo no sabía ni lo que significaba por entonces) y que era la única chica a la que había querido.


Al tiempo, las cosas volvieron a ser como antes. Ken volvió a ser un calzonazos y Barbie siguió coqueteando con todos los chicos que habían sido como Ken en su etapa de cabroncete.


Los volví a dejar en la caja de juguetes, y allí siguen.


No sé como les irá, ni me interesa.


Pero tengo que admitir que ser testigo de su confrontación me hizo entender muchas de las cosas que me iba a encontrar en el mundo adulto. Las chicas soñamos con un tipo de hombre, una buena persona que nos entienda, que nos comprenda, que nos escuche....un poco calzonazos, pa que nos vamosa engañar. Pero luego no podemos evitar sentirnos atraídas por el primer cabrón de turno que se nos cruza en el camino. A los chicos les gustan las chicas. Simplemente. Difíciles, que les hagan sufrir un poco y con carácter. Pero no pueden evitar tener una etapa de cabrones, casi siempre provocada e inducida por una mujer malvada que se les ha cruzado en el camino.


Y es que, aunque hayan pasado muuuuchos años, a mí me sigue dando más pena Ken que Barbie...


11 comentarios:

qiqe dijo...

Pobre ken, el es bueno en el fondo, pero es que las mujeres son malisisisisimas :D

Anónimo dijo...

si me da mucha pena de el pero no somos tan malas como dicen los queremos pero tambien se vuelven jarticos y uno coquetea con el primero que se encuentra jajaja sige escribiendo comentarios chaoooooooooooo

Anónimo dijo...

eso es cierto somos muy lindas y muy bonitas y si nos llegan a querer tal vez nos quedemos con ken!!

Anónimo dijo...

yo pienso igual ademas hombres hay un millon nii para quejarse

KEN dijo...

HOLA SALUDOS A MI BARBIE SIEMPRE LA SIGO AMANDANDO ESO SERA PARA SIEMPRE LA ACEPTO COMO ES EN REALIDAD SALUDOS AMIGOS ASI NOS TOCA A TODOS LOS KEN

CINDY dijo...

ES CIERTO NOSOTRAS LAS NIÑAS SOM0OS ALGO MALITAS,PERO SI LOS VARONES NO NOS PROVOCAN PARA Q VAMOS A SER MALAS!!!!!!!!!!!!!!:D

Anónimo dijo...

que es un chuloputas y calzonazos

Anónimo dijo...

a mi no me parec sierto lo de barbie yo buske
videos y no vi nada

Anónimo dijo...

a mi no me parec sierto lo de barbie yo buske
videos y no vi nada

Anónimo dijo...

es mentira lo de barbie no nos invadennnnnnnnnnnnnn

Anónimo dijo...

Hola emm claro a las mujeres les gustan los hombres asi pero nadie dijo que mirar es pecado